jueves, 7 de agosto de 2014

38. Día de oscuridad.

En la montaña,
muy cerca a las nubes,
encontré una cueva,
la más profunda conocida hasta ahora.
En ella sólo habitaba la oscuridad,
decidí adentrarme en ella,
conocerla y dejarme conocer.
Su oscuridad me ocultó,
no me permitió reconocerme.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada